Queridos escritores creen que no plasman nada en el papel, pero lo que ocurre es que su inspiración no ha querido atraparlos.
A mí ya me ha llegado una inspiración, y una espléndida como reconfortante. Ella suele poseerme sin mucha dificultad, me visita en algunas letras, encontrándome así un sentimiento, un sentimiento que antes no podría haber descubierto.

Queridos escritores creen que no plasman nada en el papel, pero lo que ocurre es que su inspiración no ha querido atraparlos.
A mí ya me ha llegado una inspiración, y una espléndida como reconfortante. Ella suele poseerme sin mucha dificultad, me visita en algunas letras, encontrándome así un sentimiento, un sentimiento que antes no podría haber descubierto.